No prometas lo que no será

Existe un gran conflicto al momento de adquirir o aceptar compromisos: No sabemos decir No.

Muchos problemas y decepciones se arreglarían antes de presentarse, si cada uno diera a conocer los alcances reales de cualquier negociación.

-"Creo que debemos salir con otras personas!- tal vez te diga tu pareja.

-Pero yo pensaba que estaríamos juntos para siempre - tal vez respondas.

-Pues en realidad, no.

- Y qué hay de lo que me dijiste que sientes por mi?.

- No me refería a eso.

¿Cuantas veces no viste que alguien salió lastimado porque otra persona le hizo creer otra cosa? Nuestra tendencia es elogiar y agradar a los demás y, como resultado, muchas veces fijamos expectativas que no son claras o realistas.

Para agradar a tu papá, tal vez en el momento digas: " Claro Papá, puedo ayudarte a arreglar el coche este fin de semana". Pero siendo realista, ya tienes todo el fin de semana ocupado y no tienes un segundo libre. A fin de cuentas, decepcionas a tu papá.

Habría sido mejor que fueras realista desde el principio. Para desarrollar la confianza, necesitamos evitar transmitir mensajes vagos, o implicar algo que no es verdad o que es poco probable que suceda.

Jaqueline dice: "La pasé de maravilla Jeff. Hagamos algo la próxima semana": Lo que realmente quiere decir es: "La pasé bien, seamos amigos". Pero puesto que ella creó falsas expectativas, Jeff la seguirá invitando, y Jaqueline seguirá rechazando todas las invitaciones diciendo: "Tal vez la próxima semana"

Todo habría salido mejor si Jacqueline hubiera sido honesta desde un principio.

Cuando tengas un nuevo empleo, relación o entorno, será mejor que te tomes el tiempo necesario para poner las expectativas sobre la mesa, para que todos estén en la misma línea de comunicación. Se producen tantos problemas porque una persona supone una cosa, y la otra supone otra.

Tu jefe podrá decirte: "Necesitamos que trabajes la tarde del martes"

Podrías responder: "lo siento, pero ya existe un compromiso familiar previo los martes por la tarde"

-Debiste decírmelo cuando te contraté. ¿Qué hará ahora?

Forma confianza diciendo las cosas como son y fijando expectativas claras desde un inicio.

Vamos a plantear un desafío personal: Piensa en alguna relación importante en tu vida que esté dañada. Tal vez sea con uno de tus padres, un hermano o amigo. Ahora comprométete a reparar la relación, con un depósito cada vez. En un principio, la otra persona tal vez sienta sospechas y se pregunte qué es lo que quieres. "¿Qué te pasa? ¿Quieres algo de mi?"

Pero sé paciente y continúa con ello. Recuerda que puede tomarte algún tiempo lo que estaba derrumbado. Pero poco a poco, depósito a depósito, comenzarán a notar que eres sincero en tus intenciones y que realmente quieres renovar la amistad.

Nunca dijimos que sería fácil, pero seguro valdrá la pena.


Entradas destacadas
Entradas recientes